Encuentro Diocesano de Inicio de Curso

El Encuentro Diocesano de Inicio de Curso tendrá lugar el próximo 30 de septiembre, de 10:00 de la mañana a 14:00h de la tarde, en el Colegio Santo Domingo de Silos (C/ Amistad, 6). Previamente hay que inscribirse en la web de la Archidiócesis (también desde aquí)

Queridos diocesanos:
La Programación Pastoral Diocesana para el curso 2017-2018, que presento a toda la Diócesis, está entresacada del PLAN DIOCESANO DE PASTORAL 2015-2020. Ahí está su fuente, inspiración y punto de referencia.

El lema es: Una Iglesia de puertas abiertas. Los dos ejes principales de la Programación Pastoral Diocesana para este año, que expresan las necesidades y respuestas pastorales son:

  1. Edificar una Iglesia de ‘puertas abiertas’: acogedora, comunitaria, sencilla.
  2. Desarrollar una pastoral misionera: al encuentro de las personas (especialmente de los jóvenes y de las familias), con nuevos lenguajes.

La primera necesidad es nueva y ha sido ampliamente propuesta en las respuestas al cuestionario para la elaboración de la presente Programación. La segunda necesidad estaba ya en la Programación del año pasado, pero nos ha parecido necesario incluirla de nuevo, para consolidar y reforzar el trabajo realizado en el curso anterior, y porque, además, está en plena sintonía con la primera necesidad y es un complemento enriquecedor.

La presente Programación ha sido elaborada por la Comisión Mixta, integrada por la Delegación Episcopal para la aplicación y seguimiento del Plan Diocesano de Pastoral 2015-2020 y miembros del Consejo Presbiteral y del Consejo Diocesano de Pastora. Ha sido un trabajo comunitario, que ha requerido muchas horas de consulta y constancia. La Programación se ha elaborado, después de haber sido estudiada en el Consejo Episcopal de Gobierno y haber sido aprobada por el Consejo Presbiteral y Consejo Diocesano de Pastoral. Desde estas líneas quiero agradecer sinceramente a todos su responsabilidad y trabajo en comunión y sinodalidad.

Conocimiento y aplicación por parte de todos. Ahora como Arzobispo y Pastor de la Diócesis de Zaragoza apruebo definitivamente la Programación y la presento a toda la Diócesis. Espero y deseo que, en signo de comunión eclesial, sea conocida, estudiada, llevada a la oración y puesta en práctica en nuestras Vicarías, Arciprestazgos, Unidades Pastorales, Parroquias, Comunidades de Vida Consagrada, Movimientos Apostólicos y Asociaciones.

De modo especial ha de ser tenida en cuenta en las Delegaciones Episcopales, que han de coordinar su trabajo de acuerdo con la nueva configuración de la Curia Diocesana en la sección pastoral en las áreas de la Palabra, de la Celebración y de la Acción Caritativa y Social.

En la Programación Pastoral Diocesana 2017-2018 debemos centrar el trabajo, preferentemente, aunque no de manera exclusiva, en dos grandes focos: edificar una Iglesia Diocesana de “puertas abiertas”, e iniciar el trabajo en las Unidades Pastorales, según las orientaciones del Decreto de aprobación.

  1. Una Iglesia Diocesana de “puertas abiertas” y en salida. El Papa Francisco en la exhortación apostólica Evangelii Gaudium y en su constante magisterio y gestos está insistiendo en edificar una Iglesia de “puertas abiertas”, acogedora. “Cada cristiano y cada comunidad discernirá cuál es el camino que el Señor le pide, pero todos somos invitados a aceptar esta llamada: salir de la propia comodidad y atreverse a llegar a todas las periferias que necesitan la luz del Evangelio” (EG 29). “La alegría del Evangelio que llena la vida de la comunidad de los discípulos es una alegría misionera […] Esa alegría es un signo de que el Evangelio ha sido anunciado y está dando su fruto. Pero siempre tiene la dinámica del éxodo y del don, del salir de sí, del caminar y sembrar siempre de nuevo, siempre más allá. El Señor dice: “Vayamos a otra parte, a predicar también en las poblaciones vecinas, porque para eso he salido” (Mc 1, 38)” (EG 21).
    “Recobremos y acrecentemos el fervor, “la dulce y confortadora alegría de evangelizar, incluso cuando hay que sembrar entre lágrimas […] Y ojalá el mundo actual – que busca a veces con angustia, a veces con esperanza – pueda así recibir la Buena Nueva, no a través de evangelizadores tristes y desalentados, impacientes o ansiosos, sino a través de ministros del Evangelio, cuya vida irradia el fervor de quienes han recibido, ante todo en sí mismos, la alegría de Cristo” (EG 10).
  2. Las Unidades Pastorales: instrumentos de comunión para la misión. El otro foco en el que debemos insistir en este curso es aplicar la Programación Pastoral Diocesana en las Unidades Pastorales, que acabamos de aprobar. Las Unidades Pastorales son un desafío al modo de evangelizar. Son una estructura pastoral para realizar la misión evangelizadora en nuestras comunidades. En este campo la tarea requiere audacia y creatividad. El Papa Francisco nos dice que “la pastoral en clave de misión pretende abandonar el cómodo criterio pastoral del “siempre se ha hecho así”. Nos invita a todos “a todos a ser audaces y creativos en esta tarea de repensar los objetivos, las estructuras, el estilo y los métodos evangelizadores de las propias comunidades” (EG 33).
    A la hora de poner en práctica las Unidades Pastorales, es aplicable a nuestro caso la recomendación pastoral que el Papa Francisco hace para la aplicación apostólica Evangelii Gaudium: “Una postulación de los fines sin una adecuada búsqueda comunitaria de los medios para alcanzarlos está condenada a convertirse en mera fantasía. Exhorto a todos a aplicar con generosidad y valentía las orientaciones de este documento, sin prohibiciones y sin miedos. Lo importante es no caminar solos, contar siempre con los hermanos y especialmente con la guía de los obispos, en un sabio y realista discernimiento pastoral” (EG 33).

Ponemos el trabajo y los frutos de esta Programación Pastoral Diocesana 2017-2018 bajo la protección de nuestra Madre la Virgen que nos dejó la sagrada Columna y Pilar, como signo de su presencia, para que sea faro y guía en esta nueva etapa evangelizadora de nuestra Iglesia Diocesana de Zaragoza. Con mi afecto y bendición,

+ Vicente Jiménez Zamora. Arzobispo de Zaragoza
Conoce la “Programación Pastoral 2017-18” aquí.