CURSILLO DE DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA PARA PARROQUIAS

En el año de la fe y en medio de la crisis económica, social y moral, el Sínodo sobre la nueva evangelización dedica su propuesta nº 24  a que conozcamos la Doctrina social de la iglesia. Por su parte, nuestro Plan diocesano de Pastoral insiste también en orientar la formación del laicado de la diócesis en torno al contenido y a la experiencia de fe, la misión de evangelizar y la enseñaza social de la iglesia.

Por ese motivo, la Delegación episcopal de Apostolado seglar (DEAS) ofrece a los cristianos de nuestras parroquias -y también a los movimientos y asociaciones- la posibilidad de recibir un cursillo básico  o algunas sesiones de charlas introductorias sobre los principios y valores de la Doctrina social y de hacer una lectura creyente de la realidad que vivimos, con el fin de cualificar nuestro compromiso caritativo y social como los laicos, iglesia en el mundo.

Desde hace años, la Escuela de formación social de nuestra Delegación es la encargada de atender las peticiones de las parroquias a través de su coordinador, Francisco Pérez. Pretendemos ser una especie de escuela “itinerante” acudiendo allá donde nos llaméis y funcionamos a demanda. Si queréis entrar en contacto con nosotros, podéis hacerlo a través del correo electrónico eformacionsocial@gmail.com.

En esta misma web tenéis a vuestra disposición el folleto divulgativo del cursillo.

Esperamos vuestra llamada.

Descargar presentación de la Escuela

INFORMACIÓN SOBRE LA TRAYECTORIA DE LA ESCUELA DE FORMACIÓN DE LA DIMENSIÓN SOCIO-POLÍTICA DE LA FE DE ESTA DELEGACIÓN (1995-2012)

Email de contacto: eformacionsocial@gmail.com

1.- GENESIS DE LA ESCUELA COMO UNA INICIATIVA LAICAL EN EL CONTEXTO DIOCESANO DE LOS AÑOS 90

La Escuela de Formación de la dimensión social y política de la fe, dependiente de la Delegación Episcopal de Apostolado Seglar de Zaragoza (DEAS), es un servicio que viene funcionando desde el curso 1995-96. Surgió en el contexto de revisión del Sínodo diocesano y de la mano del entonces Delegado de Apostolado Seglar, D. Alfonso Milián, actualmente obispo de Barbastro-Monzón. En efecto, por entonces el Sínodo diocesano de los años 80 (1984-86) se hizo eco y recogió toda una inquietud e insatisfacción sentidas por la Iglesia diocesana: era necesario y urgente pasar de una Iglesia predominantemente centrada en sí misma con escasa presencia, incidencia y compromiso transformador en lo temporal desde el evangelio a una Iglesia abierta, sensible a lo que acontece a los hombres y al servicio del mundo como “luz y fermento transformador”. A principios de los años 90, el Consejo Diocesano de Pastoral recogió estas inquietudes e insatisfacciones, al elegir durante el curso 1991-92 como objetivo de reflexión y propuesta de acción: “Cómo debe ser hoy la presencia y la acción de los católicos en la vida pública, para que ésta sea realmente una presencia evangelizadora.”

En consecuencia, la Escuela tuvo en su origen unas raíces y unos objetivos sinodales. Para el equipo de sacerdotes y laicos que la componían cuando comenzó su andadura, no se trataba de una novedad su planteamiento de fondo, ni tampoco era un empeño particular de las entidades eclesiales de la diócesis que apoyaron su creación (Delegación de Apostolado Seglar, Secretariado de Pastoral Obrera, Cáritas, HOAC y Hermandades del Trabajo). La Escuela quiso ser una expresión de “comunión” con el ser y quehacer eclesial para potenciar la presencia evangelizadora de nuestra iglesia diocesana en el hoy de nuestro mundo. Se trató de una iniciativa laical, con sentido de Iglesia, asumida por la entonces denominada “Delegación diocesana de Apostolado seglar”, porque los laicos de la entidades promotoras citadas nos sentíamos corresponsables en la tarea evangelizadora de toda la Iglesia: comunión y misión. Nuestras motivaciones arrancaron de nuestra propia identidad cristiana y diocesana: la fe como realidad totalizante que tiene una dimensión personal, familiar y eclesial, pero también social y política. Era y es necesario, por tanto formar a los cristianos en esta dimensión social para que participemos también no solo dentro de la iglesia de forma corresponsable, sino también en el mundo, en la vida pública. Así nos lo indican el Papa Juan Pablo II en Christifideles laici, 60; el Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia (2004) del Pontificio Consejo de “Justicia y Paz”; la Conferencia Episcopal Española en Cristianos laicos, Iglesia en el mundo, 52; La Pastoral Obrera de toda la Iglesia, 30 y la CEAS en Guía-marco para la formación de los laicos, págs. 17-27, 29-34 y 34-44.

El segundo referente diocesano importante para nuestra Escuela fue el Proyecto Pastoral de nuestra diócesis (2000). En él se planteó como línea pastoral nº 24 “fomentar el compromiso con la causa de los pobres, coordinado con otros grupos, integrando en él lo asistencial, lo promocional, lo social y lo político, animando y apoyando a los cristianos para que participen en plataformas ya establecidas o que puedan establecerse, en sintonía con la Doctrina Social de la Iglesia…”  Por esa razón se estableció como 4ª línea de acción  pastoral “ayudar a los cristianos a descubrir y a vivir la dimensión comunitaria y social de la fe cristiana”, y como segundo objetivo “formar la conciencia de los cristianos en los principios fundamentales de la Doctrina Social de la Iglesia”.  En consecuencia, se propusieron sugerencias para la acción como “ofrecer los cursos organizados para la formación socio-política de la fe a asociaciones, movimientos, parroquias, arciprestazgos y vicarías”. Precisamente con el Congreso del Laicado cristiano de Aragón, celebrado en febrero de 2004, se pretendió reflexionar y profundizar sobre la presencia pública de la Iglesia en Aragón para impulsar la vitalidad evangelizadora de las diócesis aragonesas y comprometernos en la sociedad.

Este fue el contexto eclesial y diocesano en el que se inserta la existencia, la acción, el sentido y la finalidad de nuestra Escuela de Formación desde hace 17 años.  En la creación y mantenimiento de la Escuela han participado como Delegados diocesanos, D. Alfonso Milián, desde 1997-98 y por D. Luis Cuartero hasta 2008. En 2008-12 el Delegado episcopal ha sido D. Armando Cester -primer laico que ha asumido la DEAS en nuestra diócesis- y en la actualidad el Delegado es otro laico, D. Angel Lorente, siendo consiliario de la misma D. Manuel Liarte. Los dos coordinadores de la Escuela desde su creación han sido los laicos D. Angel Lorente (1995-2007) y D. Francisco Pérez desde 2007.

En los últimos años, un referente permanente para diseñar la actividad de la Escuela son los Planes Diocesanos de Pastoral, donde se la suele citar a veces de forma expresa como uno de los medios o servicios de formación al laicado de la diócesis a través de la DEAS. Así, en el actual Plan 2012-15 se establece como objetivo segundo “Crecer en el compromiso y en la corresponsabilidad de los laicos en la Pastoral de la iglesia” y en el  tercero “Dar testimonio de pobreza evangélica y desarrollar el compromiso con las personas y colectivos que más están sufriendo la crisis”. Y en las propuestas operativas, en la nº 9 dedicada a “Orientar la formación en torno al contenido y a la experiencia de fe, la misión de evangelizar y la enseñanza social de la iglesia”, plantea como sugerencias para la acción el apoyo y utilización de nuestra escuela de formación sociopolítica (pág. 21).

Finalmente, a comienzos del curso 2012-13, es necesario se va a tener en cuenta tanto los contenidos de la carta apostólica “Porta fidei” del Papa, publicada con motivo del Año de la fe, como las conclusiones del Sínodo de los obispos sobre la nueva evangelización celebrado en el mes de octubre de 2012.

 

2.- LOS OBJETIVOS DE LA ESCUELA Y SU OFERTA FORMATIVA

Es importante subrayar que esta Escuela no pretendió ni pretende competir con otros cauces institucionales eclesiales de formación con objetivos similares que ya existen en la diócesis, ni tiene en modo alguno una finalidad académica. Por el contrario, con el sentido sinodal anteriormente expuesto, puede enriquecer y completar la oferta ya existente en la diócesis (Curso de D.S.I. de la Universidad San Jorge,  CRETA, Acción Social Católica, Berit, Centro Pignatelli, Cáritas…). Nuestra oferta específica va dirigida a unos destinatarios concretos que son los cristianos de “a pie” de las parroquias, que en general no suelen acudir a esos cauces más formales y académicos de formación cristiana y social. Esto indica el talante sencillo de la Escuela, no por ello falto de profundidad.

Desde el principio se estableció en la Escuela un doble objetivo:

2.1.        Ofrecer charlas a aquellas parroquias que las demandasen porque en su planificación anual han detectado necesidades de formación para los seglares de sus grupos o catecumenados (con tema, día y hora elegido por la parroquia correspondiente)  o bien estructuradas en un pequeño ciclo para:

–  sensibilizar más a los seglares ante los graves problemas de la sociedad actual, española y mundial

–   animarles a comprometerse ante situaciones próximas de injusticia social, evangelizando en los ambientes

–   suscitarles la necesidad de formar con más profundidad la dimensión social de su fe.

Los temas y peticiones han sido variados, pero sintetizándolos y agrupándolos, podríamos resumirlos del siguiente modo:

  1. LA DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA
  2. DOCUMENTO DE LA C.E.E. “Cristianos laicos, iglesia en el mundo”: LA IGLESIA NOS ANIMA A ESTAR PRESENTES EN LA VIDA PUBLICA
  3. LOS GRANDES INTERROGANTES QUE NOS PLANTEA HOY LA SOCIEDAD A LOS CRISTIANOS
  4. SIGNOS DE ESPERANZA EN EL MUNDO ACTUAL
  5. EL MUNDO DEL TRABAJO: EL PARO, EL REPARTO DEL TRABAJO, LAS CONDICIONES LABORALES DE LOS TRABAJADORES/AS…
  6. LA INMIGRACIÓN
  7. MARGINACION Y POBREZA. EL NUEVO TIPO DE POBRE
  8. ALGUNOS LUGARES PREFERENTES PARA EL COMPROMISO SOCIAL DE LOS CRISTIANOS: LA FAMILIA, EL BARRIO, EL PUEBLO, LA ESCUELA, EL ASOCIACIONISMO, EL VOLUNTARIADO,  LOS AMBIENTES, LA PROPIA PARROQUIA…

 

2.2.        Cursos. Otro objetivo consiste en invitar a aquellos cristianos que también deseen profundizar en estos objetivos a llevar un proceso sistemático de formación de la dimensión social y política de su fe, de acuerdo con el evangelio y la Doctrina social de la Iglesia (DSI), mediante su participación en los cursos de formación, organizados por la Escuela. En esta misma web se ofrece uno sobre DSI.

Las personas responsables de la Escuela analizan y dialogan a partir de las peticiones de las parroquias con el fin de que los sacerdotes o los consejos parroquiales determinen si se incluye  en la planificación parroquial para el curso y en qué periodos (tiempos litúrgicos fuertes como Cuaresma, etc.). Las parroquias que nos han llamado a lo largo de estos 17 años, entre otras, han sido las siguientes: Ntra. Sra. de la Almudena, Ntra. Sra. del Rosario, San Valero, San Francisco de Asís, San Vicente Mártir, San Lino, San Pío X, San Agustín, Corazón de María, San Valero, Santo Dominguito, San Lamberto, Ntra. Sra. de El Portillo y Cristo Rey. De los pueblos solo nos han llamado las parroquias de Utebo, Alcañiz y sobre todo la de Ejea de los Caballeros, la única que nos invita cada año a su ciclo de charlas. En general, los sacerdotes y seglares de las parroquias que han asistido a nuestras charlas, las  han valorado positivamente por la asistencia de feligreses, por los ponentes, por los contenidos y porque se ha propiciado el diálogo y el debate.

 

3.- OTRAS ACTIVIDADES DE LA ESCUELA

Finalmente informamos de otras actividades en las que ha participado la Escuela desde su creación.

 

3.1. Desarrollo de actividades propias de la Delegación de Apostolado Seglar

En su día, se participó en la Jornada de presentación del Cursillo sobre laicado de la CEAS “El cristiano laico hoy, en este mundo y en esta Iglesia”, a partir de la Guía marco de la CEAS, en la Quinta Julieta y manifestamos nuestra disposición a colaborar en su impartición. Por desgracia, ese Cursillo apenas se ha llegado a dar en la diócesis, salvo en algún arciprestazgo o de forma fragmentada en alguna parroquia, aunque el Plan de Acción Pastoral de 2006-09 lo siguió considerando como uno de los medios de formación preferente.

También se participó en el Congreso de Aragón para el Laicado, celebrado el 28 y 29 de febrero de 2004. La Escuela a través de sus componentes intervino activamente en el Taller sobre “El laico y el compromiso político”. Asimismo, en aquella ocasión difundió en el curso 2004-05 un tríptico entre los asistentes y al curso siguiente ofertó su actividad docente sobre los talleres de tipo “social” que se habían trabajado después del Congreso, con el fin de profundizar con los materiales que se editaron ad hoc.

 

3.2. Seminarios internos de profundización

También se han convocado seminarios anuales de reflexión interna, pero abiertos a cuantos quisieran venir para profundizar en un tema, como, por ejemplo:

  • La inmigración, un reto para los cristianos
  • El laicismo en España
  • Evangelizar hoy y análisis social de la realidad
  • Cómo situarnos en estos tiempos: Desalambrar y compartir.

 

3.3. Colaboraciones en la hoja parroquial “Iglesia en Zaragoza”

De forma puntual se han escrito pequeñas colaboraciones o se han dado informaciones en “Iglesia en Zaragoza”.

 

3.4. Participación en actividades de formación de Cáritas 

Miembros de la Escuela participan activamente desde hace varios cursos en el seminario de “Lectura de la realidad”.

 

3.5. Presentación del “Compendio de Doctrina Social de la Iglesia” 

Con motivo de la publicación del Compendio de Doctrina Social de la Iglesia, del Pontificio Consejo “Justicia y Paz”, la Escuela organizó una presentación del libro a cargo del Obispo emérito D. Elías Yanes, en el Centro Pignatelli el día 16 de diciembre de 2005.

 

3.6. Presencia en el CRETA

La Escuela fue invitada a coordinar un seminario sobre “Presencia del laico cristiano en lo público” en las Jornadas del CRETA sobre “Laicismo y democracia en España” el 13 y 14 de febrero de 2006. En la actualidad estamos valorando ampliar esta colaboración ofreciendo materias optativas y complementarias relacionadas con la Doctrina Social de la Iglesia.

                                                        Zaragoza, octubre de 2012